Home PROYECTOS CONCURSOS PUBLICACIONES EQUIPO CONTACTO

Concurso nacional de diseño interior. BLANK “Yo diseño en Venezuela”. (GANADOR PREMIO ÚNICO)

UBICACIÓNLechería, Venezuela.
FECHA DE PROYECTOSeptiembre 2013.
AREA DE TERRENO
AREA DE PROYECTO4 Vitrinas de 12,5m² c/u.
DIRECCION DE PROYECTOArq. Maurice Canard.
PARTICIPANTESArq. Ana Villanueva, Arq. Adolfo Porras, Arq. Adriana Salazar, Arq. Zahirit Porras, Arq. Alexis Guaiquirian.

El requerimiento del concurso fue en desarrollar una serie de vitrinas que representen la esencia de la diseñadora Titina Penzini como personaje a ser analizado, por lo que se decide indagar en vez de como ella es, en cómo piensa. Para ello tomamos la hipótesis del teórico Sigmund Freud, donde El Yo, el Súper yo y el Ello serán nuestras bases de enfoque, explorando, a través de una “introspección” ficticia, como pudiese ser visualmente cada uno de estos espacios y convertirlos en vitrinas. Dentro del “Súper yo” El contenido dado por estructuras de formación educacional, moral y religiosa es importante, por lo que pensamos en cómo Titina pudo haber crecido, definiéndolo como un espacio donde los acabados están impregnados de ligereza. Un patio interno y  techos de madera indican que podría ser una quinta venezolana y donde la pieza clave en el mismo es el smoking, presentándose en un maniquí que nos hace intuir que la figura paterna es parte substancial de esta parte del pensamiento. El “Ello” nos coloca dentro de un espacio donde las emociones viscerales son las estructurantes del mismo. La pieza escultórica y protagonista viene a ser una blanca escalera de caracol , que al llegar de piso a techo pareciera dar el efecto de no tener final, la cual representa a Titina en cuanto a su independencia. Su entorno lleno de lianas tensadas son la expresión de los placeres y emociones. La tercera vitrina nos da un vuelco hacía el realismo del “Yo”. Siendo este el espacio más controlado y mediador entre el Súper yo y el Ello, nos establece una estabilidad con más raciocinio. El caballo representa la defensa, parte importante de esta teoría psicoanalítica. La última vitrina se representa como el big bang del inconsciente, un clash, donde todo colisiona y se mezcla.